Idiomas

Top Panel
Martes, 31 Marzo 2020

Tumeremo

Introducción

Fundada en 1788, marca hasta donde penetraron los frailes en territorio indio con sus Misiones del Caroní y de El Dorado. Las vastas áreas de selva que quedan más allá de esta sabana, al este y al norte, se consideran impenetrables y aún hoy no han sido colonizadas.

Tumeremo, capital del Municipio Sifontes con actividad agropecuaria, minera, maderera, de silvicultura (explotación racional de los bosques) y exuberante flora y fauna.

Información general

DDN

  • (Discado Directo Nacional) Código 0288

Ver códigos DDN/DDI de las ciudades de Venezuela AQUI

Población

  • N/D

Temperatura

  • Su temperatura promedio anual es de 25,7° C.

Precipitación anual

  • La precipitación anual es de 1.233 mm.

Altura

  • 177 msnm.

 

 

Destinos

Canaima: el paraíso envenenado por el oro

Balsa PN CanaimaRunrun.es y la Alianza Rebelde Investiga presentan un especial sobre la minería en el parque nacional que, debido a la actividad extractivista, está a un paso de entrar en la “lista roja” del patrimonio mundial en peligro.



Caronoco: Confluencia de los Ríos Caroní y Orinoco

Orinoco y Caron 180Orinoco
El río Orinoco, es un río de Venezuela y Colombia, uno de los más largos de América, con 2140 km. Es el tercer río más caudaloso del mundo después del Amazonas y del Congo, con un caudal promedio de unos 33 000 m³/s. El nombre del río proviene del otomaco Orinucu.1 Según Alejo Carpentier, «el Orinoco es una materialización del tiempo en las tres categorías agustinianas, tiempo pasado (el tiempo del recuerdo), tiempo presente (tiempo de la intuición) y tiempo futuro (tiempo de la espera) El río Orinoco nace en el cerro Delgado Chalbaud, en la serranía Parima, ubicado al sur del estado Amazonas, en Venezuela.

Canaima, un paraíso venezolano para disfrutar

 Laguna de CanaimaEl mágico Parque Nacional Canaima, una zona de transición entre la Gran Sabana y la selva amazónica, es la tierra a donde llegaron los caribes procedentes del litoral del Atlántico, de la mano del indígena cazador Takupik, hijo de un chamán que durante un trance visualizó el lugar en el que podían permanecer ocultos a los ojos de los hombres blancos.