Sábado, 25 Enero 2020

Playa Colorada

Playa coloradaPlaya Colorada es una playa venezolana, ubicada en el parque nacional Mochima en el estado Sucre. Está a mitad de camino entre Puerto La Cruz y Cumaná. Debe su nombre al color de su arena, que tiene tonalidades que van del rojizo al dorado. Se caracteriza por sus aguas cristalinas, sus cocoteros y su rica fauna.



Playa Colorada: un paraíso en el oriente.

De color naranja, similar a la arcilla, así es la suave arena de esta franja costera de Venezuela donde reina un cálido clima
Por Bernhard Weissenbach @bwturismo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Para llegar a Playa Colorada hay que trasladarse hasta Puerto La Cruz y luego, desde allí, en tan solo 30 minutos de trayecto con vehículo particular, se avista el Parque Nacional Mochima, lugar en el que se encuentra ubicada esta pequeña población, que hace vida en torno a la belleza y recursos que le otorga esa porción costera. Su gente hábilmente sortea la crisis, valiéndose de todos los recursos naturales que le ofrece este espectacular espacio protegido.

Playa colorada 515
La calidad y claridad de sus aguas no tiene comparación. Tonalidades de verdes tenues hasta azules intensos engalanan este sector de la costa oriental de Venezuela para deleite de turistas y locales.

En el camino, los centros pesqueros y pequeñas comunidades, distribuidos en ensenadas, pueden apreciarse al abordar kayacs y peñeros, en un paseo en el que parece que el tiempo se ha detenido.

Desde una embarcación, que se aborda en la rojiza orilla de la playa, es posible disfrutar de un encuentro único con delfines, que, al paso, despliegan sus mejores tácticas de caza. Cuentan los lugareños que también se ven ballenas en determinadas épocas del año.

En Mochima la oferta de playas y ensenadas es amplia, al igual que pequeñas islas o cayos. Cualquier paseo se acompaña de vistas de embarcaciones pesqueras en plena faena, que permiten observar el transcurrir de la cotidianidad.

Deleite. 
Mientras disfruta del sol, tendrá la oportunidad de degustar productos propios de la zona. Un buen coco frio le refrescará del calor. Los vendedores de ostras le sorprenderán con su peculiar estilo de ventas, cargado de mucho humor. Cualquier pescado (coro coro, pargo, catalana o bonito) servido con buenas porciones de contornos en infinidad de presentaciones, deleitarán el paladar de los visitantes. Preparaciones con moluscos y mariscos a la vinagreta le servirán de tentempié mientras contempla una vista única, llena de colores.

Pasear Playa Colorada en toda su extensión es obligatorio, y es que desde la orilla es posible ver peces en el agua y pequeños cardúmenes buscando alimento en zonas de baja marea. La boca del rio ofrece otra ventaja a los bañistas, ya que es posible tener en un mismo espacio agua dulce y salada. Al otro extremo de la playa, un pseudomalecón o formación de piedras natural, permite recorrer con poca pericia su superficie y ver otra cara de esta hermosa locación. Algunos aventureros utilizan rocas para demostrar sus habilidades de salto y clavado, pero es preferible no intentar esa proeza, so pena de salir severamente lastimado.

Servicio.
Este mágico lugar alberga La Brigada de Playa Colorada, grupo de maravillosos jóvenes, quienes muestran la mejor cara de progreso, trabajo y esperanza de nuestra amada Venezuela. Con una disposición de colaborar, asistir y cuidar a los visitantes, mantienen el orden dentro de la playa. Trabajan en conjunto con los prestadores de servicio turístico y autoridades. Sus historias son dignas de escuchar, pues ante las contrariedades no pierden la amabilidad, ni el sentido de solidaridad. Su concepción y continuidad están sustentados en un gran esfuerzo, trabajo y apoyo realizado por Fundación BetCris.

Para pernoctar.
La Posada Ña’ Fefa es, sin duda, la mejor elección para pernoctar. Conformada por un equipo de trabajo peculiar, cuyo servicio incluye, una gran sonrisa y una excelente atención para el disfrute de sus modernas instalaciones y otros agregados complementarios como la opción de reservar bajo la modalidad de Todo Incluido. Adicionalmente organizan excursiones a los cayos y práctica de actividades deportivas como kayac, y paddle.
Si desean más detalles no duden en visitar su página web posadafefa.com o su cuenta de instagram @posadafefa.

el-nacional.com
Bernhard Weissenbach. @bwturismo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Caronoco: Confluencia de los Ríos Caroní y Orinoco

Orinoco y Caron 180Orinoco
El río Orinoco, es un río de Venezuela y Colombia, uno de los más largos de América, con 2140 km. Es el tercer río más caudaloso del mundo después del Amazonas y del Congo, con un caudal promedio de unos 33 000 m³/s. El nombre del río proviene del otomaco Orinucu.1 Según Alejo Carpentier, «el Orinoco es una materialización del tiempo en las tres categorías agustinianas, tiempo pasado (el tiempo del recuerdo), tiempo presente (tiempo de la intuición) y tiempo futuro (tiempo de la espera) El río Orinoco nace en el cerro Delgado Chalbaud, en la serranía Parima, ubicado al sur del estado Amazonas, en Venezuela.

Teleférico Mukumbarí impulsa al parapente como atractivo turístico

parapenteEl Sistema Teleférico de Mérida (STM), Mukumbarí, en Venezuela, desarrolla un nuevo concepto turístico para aprovechar de manera sustentable las potencialidades turísticas de la Sierra Nevada.

Durante el Campeonato Nacional de Parapentes ("Open Andes 2016") que se desarrolló entre el 5 y 9 de enero pasados se concluyó que la práctica del parapente como deporte extremo posicionará a la Sierra Nevada como el parque temático de naturaleza más grande y diverso de Latinoamérica.


Canaima, un paraíso venezolano para disfrutar

 Laguna de CanaimaEl mágico Parque Nacional Canaima, una zona de transición entre la Gran Sabana y la selva amazónica, es la tierra a donde llegaron los caribes procedentes del litoral del Atlántico, de la mano del indígena cazador Takupik, hijo de un chamán que durante un trance visualizó el lugar en el que podían permanecer ocultos a los ojos de los hombres blancos.